“Los deberes del sector agrícola almeriense”

El modelo económico y social de nuestra provincia no podría entenderse, hoy en día, sin el papel decisivo que juegan la agricultura intensiva y su industria auxiliar.

Dicho esto, la realidad económica global, el derrumbe de las barreras comerciales o el imparable empuje de las economías emergentes, no permiten embelesarse en los éxitos alcanzados hasta ahora. Debemos concentrar nuestros esfuerzos en optimizar aspectos críticos de nuestro modelo agrícola que nos sigan haciendo competitivos en el panorama internacional.

Me gustaría analizar cuatro de estos aspectos que considero claves para el futuro de nuestra agricultura y que tienen además un amplio margen de mejora: en primer lugar, la eficiencia productiva. Todos los sectores industriales realizan constantemente grandes inversiones en hacer más eficaces y eficientes sus procesos productivos. El sector agro no debe dejar este aspecto tan importante de lado, centrándose más que nunca en el eslabón más débil de la cadena: el agricultor y la rentabilidad de su explotación. En segundo lugar, la trazabilidad y la seguridad alimentaria. La gestión de la calidad en todos los procesos se antoja cada día más importante debido a la presión ejercida a través de toda la cadena de valor alimentaria (agricultor, comercializador y distribuidor) y que tiene su origen en la demanda del consumidor, preocupado hoy más que nunca, por la salud. Muy ligado a este último aspecto, no podemos olvidar la sostenibilidad. La mejora de nuestro modelo agrícola debe ir aparejada a la búsqueda de soluciones que, a la larga, no empobrezcan nuestro entorno. El futuro de la provincia y su imagen están en juego, que no es poco. Finalmente, la comercialización, el más tradicional caballo de batalla. La concentración de la oferta se plantea como ineludible para disponer del tamaño y fortaleza suficientes ante las grandes cadenas de distribución. Sin embargo, mi opinión es que no debemos frenar que el sistema comercializador disponga de otros modelos más “independientes”, con productos, formatos y destinos más específicos. Esta dualidad, bien estructurada y fuerte en sus dos vertientes, posibilitará un gran dinamismo y flexibilidad dando un mayor valor añadido al sistema en su conjunto.

70077_54231_La-agricultura-se-de-Almeria-la-que-menos-ayudas-recibe-de-toda-Espana_G

En todos estos aspectos, comentados anteriormente, la innovación tecnológica puede y debe jugar un papel fundamental. La robótica, la mecanización agrícola o el desarrollo de nuevas aplicaciones informáticas nos facilitarán el alcanzar estos y otros objetivos mucho más ambiciosos. Sin olvidar otro factor clave como el del capital humano y la gestión del talento, al que dedicaré un futuro artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s